Un plan de marketing nos ayuda a determinar las necesidades de los clientes potenciales, desarrollar y/o lanzar nuestros productos y servicios de manera ordenada, establecer lo medios y soportes adecuados para introducir nuestra marca al mercado y nos permite identificar la mejor manera de comunicarnos con nuestro publico objetivo.

Desarrollar un plan de marketing requiere:

  1. Análisis: Se deben analizar tanto los procesos internos de la empresa (actividades relacionadas con el cliente que van desde la valoración de nuestros productos o servicios, las vías de comunicación y comercialización, etc.) como los factures externos (productos y acciones de la competencia, el mercado objetivo de nuestos productos o servicios, comportamiento de nuestros clientes potenciales, etc.) que no tenemos control directamente sobre ellos.
  2. Definir objetivos y estrategias: en base a los datos obtenidos de la fase de análisis. Los objetivos nos permiten cuantificar y valorar los aspectos clave del negocio y establecer indicadores de control mientras que las estrategias por su parte, nos permiten definir las acciones que llevaremos a cabo para nuestro posicionamiento en el mercado y los recursos y canales que emplearemos para lograr nuestros objetivos.
  3. Implementación de tácticas: desarrollo de acciones y actividades concretas que llevaremos a cabo para la obtención de los objetivos estratégicos, es decir, los planes se convierten en hechos
  4. Ejecución y medición: debemos medir los resultados y compararlos con los objetivos definidos para depurar o corregir las estrategias y buscar cumplir con los objetivos planteados